Escribe tu búsqueda

Buscar

No hay productos en el carrito.

No hay productos en el carrito.

La generosidad de la lana acrílica

  /  Blog   /  La generosidad de la lana acrílica

La generosidad de la lana acrílica

Cuando hablamos de lanas, hay una en especial que tiene características bondadosas. Es durable y destaca por su valor económico. Hablamos de la Lana Acrílica.

 

¿De dónde proviene?

Su origen es el acrilonitrilo, un líquido sintético e incoloro que se origina de un proceso químico del petróleo y que puede disolverse en agua y evaporarse de manera rápida. Este es usado para fabricar también plásticos y goma.

Su producción requiere de un gran proceso industrial que, como consecuencia, significa una amenaza para el medio ambiente. Algo para tener en cuenta cuando tenemos la capacidad de elegir con qué tejer, más allá de la conveniencia económica de nuestro bolsillo.

 

Las fibras acrílicas en general intentan imitar la apariencia y las propiedades del algodón o la lana natural, por lo que muchas veces son una gran opción más económica. Aunque siempre habrán cosas que no podrán igualar: como la capacidad de abrigar sin hacer transpirar (que otorga la lana) o la suavidad y peso del algodón.

Sin embargo, al no provenir de pelos de un animal, con estas fibras te vas a la segura de que no provocarán alergias, un punto totalmente a favor para pieles sensibles y sobre todo para tejidos de bebés.

De todas formas, en el mercado hoy existe una variedad gigante de mezclas de fibras naturales con acrílicas, logrando diferentes texturas, calidad, sensaciones térmicas y colores.

¿Cuándo se inventó?

Aunque su proceso suena como algo tecnológico y descubierto hace muy poco tiempo, la Lana Acrílica fue inventada en 1893 por la compañía alemana Du Pont, que en esa época buscaba crear un hilo de tela especial para fabricar paracaídas y medias de mujer. Comenzaron a comercializarla como una nueva fibra en 1950, generando toda una revolución para la industria de la moda.

 

¿Cómo resultan los tejidos con acrílico?

Los tejidos con acrílico son ligeros, cómodos y dan una libertad de movimiento. Muchas veces logran ser muy suaves y tienen la gran ventaja de resistir a las polillas y hongos.

Otra ventaja es que no se encogen al ser lavados a máquina y no se arrugan, lo que hace mucho más fácil encontrar distintas formas de guardar las prendas.

En nuestra tienda contamos con una gran variedad de fibras acrílicas que puedes revisar aquí.

Carrito